Santa Marta vista hacia el morro - mar

Un día como hoy; hace 492 años, después de haber desembarcado unos años atrás, en busca de un tesoro, y admirando la belleza de las costas en las que había atracado; Don rodrigo de Bastidas, fascinado por la imponencia de la Sierra; el fragor de las olas y el arrebato de la brisa; bautizó aquellas costas con el nombre de Santa Marta: La Perla; La Bahía más linda de America; la mágica. Y así; empieza una historia de amor, de guerras, de destrucción, de robos, pero sobre todo de resiliencia.

Sin duda;  Santa Marta, es algo más que una ciudad; es un pequeño paraíso, escondido entre la Sierra y el mar. Una ciudad bañada por mil colores; adornada de cielos que destellan vida, pasión y paz; protegida por un ejército enardecido de montañas que abrazan la ciudad; y un eterno guardián solitario en el medio del mar que vigila las costas y calma el mar enfurecido.

Taganga - Santa Marta

Taganga – Laura Romero

La magia de tenerlo todo

La dos veces santa; la más antigua de Colombia y de tierra firme en Sudamérica; aparentemente no tiene grandes, ni asombrosas construcciones arquitectónicas de última tecnología; es pequeña y por mucho tiempo ha sido olvidada; pero lo que sí tiene Santa Marta; es una ciudad llena de rinconcitos oníricos  que te transportan a un universo donde la paz y la calma parece adueñarse de sus habitantes. Un centenar de playas en las cuales la vida se te descubre de manera clara ante tus ojos; y te permiten admirar lo hermoso de ella. Una decena de lugares escondidos entre las montañas, donde la naturaleza se levanta majestuosa y te regala sensaciones puras.

El sol siempre radiante, que calienta la ciudad, que te abrasa el alma, y te contagia la alegría de su gente. Cielos, que en cada ocaso se preparan para teñir el cielo, y día tras día, despiden la jornada. Los niños, los ancianos, las risas, los gritos de los vendedores ambulantes, las fiestas, la comida, la cultura, la historia, el deporte, el arte, las pequeñas cosas que le dan todo.

Hablar de Santa Marta, significa, hablar de muchas cosas que la hacen única, y hoy, día de su cumpleaños, hablaremos de algunos datos de su historia, de la ciudad y su fundación que le han otorgado el título que hoy lleva con honor.

El Rodadero - Santa Marta

El Rodadero – Laura Romero

Curiosidades

  • No posee salinidad; debido a que es protegida por el sentido de los vientos, que soplan de la Sierra, hacia el mar. La península de Punta Betín protege la ciudad del oleaje y de los vientos alisios
  • Es la única ciudad del mundo que posee todos los pisos térmicos; desde el cálido hasta el glacial, en la Sierra Nevada, siendo esta, el litoral más grande del mundo.
  • La estatua de Rodrigo de Bastidas se construyó sobre las ruinas del antiguo castillo de San Vicente, y la batería de Santa Bárbara.
  • La Catedral fue destruida y reconstruida 5 veces; debido a los ataques de piratas y terremotos que azotaron la ciudad. Las 4 primeras edificaciones, se construyeron dónde está el Banco de la República. En el año 1763, se erigió la última construcción donde se encuentra ahora.
  • En la Catedral, hay una tumba dorada donde se supone que está el corazón de Simón Bolívar; sin embargo, en una de las destrucciones se perdió el órgano.
  • Con la bonanza de las bananeras; arribaron extranjeros; quienes practicaban fútbol en la playa, logrando despertar la curiosidad de los habitantes y así nació el primer equipo local de futbolistas.
  • Cuando la fiebre de fútbol llegó a Barranquilla, nacieron los primeros juegos entre el equipo local y el de Barranquilla, en los cuales ganaba la cordialidad y la simpatía, más que la ganas de triunfar.
  • Entre 1571 y 1712 la población de la ciudad se vio notablemente disminuida, debido a los ataques piratas, quienes, quemaron y saquearon la ciudad más de 20 veces.
  • Además, de ser un fuerte que protegía a la ciudad; el Morro, fue el lugar donde vivió el último virrey que estuvo en la ciudad.
  •  Los indígenas que acudían a ver la puesta de sol al Morro, lo consideraban el icono de la Bahía. Creían que los dos astros; sol y luna se amaban y que cuando llegaba la noche surgían los frutos del amor de los astros: las estrellas y los luceros.
Atardecer Santa Marta - Taganga - Mar

Atardecer Santa Marta – Laura Romero

Lo bonito de ella

A la historia de Santa Marta, se le suma un año más de historia. Una historia de progresos y retrocesos; de pérdidas y victorias; pero sobre todo de esfuerzos y ganas de salir adelante. Propósito que lleva impregnado su gente, amable y cálida, en la mente y en el corazón. Gente, que a pesar de los tiempos difíciles, no se rinden, y mucho menos se les borra la sonrisa de la cara.

Gente que como si de su propia visita se tratase, se desviven por los turistas, y se esfuerzan por mostrarles lo más lindo de la ciudad. Hijos naturales y adoptivos, que a pesar de encontrarse lejos; sueñan, anhelan y trabajan por ver el nombre de la ciudad en lo más alto del firmamento.

Por eso, hoy como hijo adoptivo de esta ciudad, y a la que amo profundamente; a Santa Marta, la ciudad que fue la puerta más hermosa de Colombia; la que es la Perla de América; la que se ha quedado grabada en el alma, y se ha ido en el corazón de los visitantes, a los rincones más insospechados de Colombia y el mundo, le deseo un:

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

 

Share:
Written by Ruben Balanta
Estudiante de psicología e investigador por vocación de la Universidad del Magdalena. Amante de las letras, el café, los pequeños pequeños momentos, lo raro y lo nuevo. Soñador empedernido. Perfecto imperfecto. En un mundo donde abunda la normalidad, quizás, los más "normales", son los llamados "locos".